sábado, 2 de julio de 2016

Así se enterraba a un vampiro en el s. XVI



Fuente: www.abc.es

 


Una exposición en Polonia mostrará los restos de un hombre con una estaca clavada y una piedra en lugar de dientes.

Con una estaca clavada, una piedra en la boca y amordazado. Así enterraron en el siglo XVI a un hombre que debió de ser considerado un vampiro en aquella época, a juzgar por su tumba. 

Los Restos del hombre hallados hace dos años. KAMIENSKIE.INFO

 El Museo de Historia de la ciudad polaca de Kamien Pomorski ha dado a conocer ahora los restos encontrados hace dos años en un antiguo cementerio de la localidad. «Estamos preparando una exposición especial de arte funerario que incluye al vampiro», dice Grzegorz Kurek, director del museo en Kamienskie.info.
Según los historiadores, los restos del «vampiro» son del siglo XVI, aunque resulta difícil de determinar la fecha exacta de su muerte ya que no se han encontrado en el ataúd efectos personales. 
Se sabe que esta forma de enterramiento se extendión en Polonia entre los siglos XIII y XVII para las personas que podían ser "vampiros".

Se creía que las personas malvadas podían convertirse en vampiros después de su muerte, así que antes de ser enterradas, se les bloqueaba la boca y los pies para que no pudieran beber sangre ni salir de la tumba, según señala el diario ruso Vesti. Por eso el cuerpo fue encontrado con una estaca clavada en su pierna y una pequeña piedra en su boca.
Estos malos solían ser generalmente intelectuales, aristócratas y clérigos, según recoge el Daily Mirror.
Otro de los métodos más populares para evitar que se levantaran de su tumba eran enterrarlos con el rostro boca abajo, creyendo así que si despertaba, se dirigiría hacia el interior de la tierra y no saldría a la superficie. Estas prácticas fueron prohibidas por la Iglesia Católica y se amenazó con la excomunión, señalan en Fakt24.pl.


No hay comentarios:

Publicar un comentario